Leyenda de El Sombreron en Guatemala

Leyenda de El Sombreron en Guatemala

En el folclore guatemalteco, El Sombrerón es una figura legendaria también aparece en otros países latinoamericanos como México. También es conocido por otros nombres como Tzizimite, Tzipitio, y El Duende, su apariencia suele ser de un un pequeño hombre vestido todo de negro. Lleva un cinturón negro grueso y brillante, unas botas negras y brillantes que hacen clic cuando camina. En la cabeza lleva un gran sombrero negro.

A menudo tiene un caballo y trenzará sus crines y su cola. Su ocupación favorita es cortejar a las jóvenes que tienen grandes ojos oscuros y cabello negro, que le gusta trenzar para ella. Él le dará una serenata y tocará su guitarra, pero también pondrá tierra en su plato y ella tendrá problemas para comer y dormir.

Su momento favorito para aparecer es al atardecer, cuando a veces se le puede ver liderando una línea de cuatro caballos alrededor de la ciudad. Cuando una joven responde favorablemente a sus avances, atará sus caballos a su casa y comenzará a cantarle una serenata tocando su guitarra, a veces baila para ella.

Leyenda corta de El Sombreron

Una leyenda de El Sombrerón cuenta que una atractiva joven llamada Susana, estaba preocupada por este extraño y amoroso espíritu. Susana era hija de una mujer que era dueña de una tienda local. Era muy guapa, con el pelo largo y oscuro y grandes ojos color avellana.

Una agradable noche de verano estaba sentada en su balcón mirando cómo salían las estrellas cuando se acercó un hombre bajito vestido todo de negro y con un sombrero negro grande. Llevaba una guitarra plateada colgada sobre su espalda.

Él se paró debajo del balcón de ella mirándola y cantó y rasgueó su guitarra y ella cayó bajo su hechizo. Afortunadamente su madre miró hacia afuera y la llamó a su interior, pero desde ese momento Susana no pudo sacarle de la cabeza al extraño hombre.

De hecho, él aparecía de la nada dentro o fuera de la casa y empezaba a tocar su guitarra y a cantarle a ella. A veces él comenzaba a trenzar su largo cabello oscuro mientras ella parecía impotente para detenerlo. Extrañamente, cada vez que se le daba un plato de comida, se descubría que estaba contaminado con tierra.

No importaba quién lo preparó o quién se lo sirvió, aún así se contaminó impidiéndole comer adecuadamente y su salud comenzó a sufrir. Eventualmente, su preocupada madre se cortó el pelo y lo llevó a la iglesia y le pidió al sacerdote que lo empapara con agua bendita y que orara por él. El sacerdote hizo lo que se le pidió y después de unos días, el extraño hombrecito dejó de molestarla.

Mito El Sombreron
Mito El Sombreron

Otra Víctima de El Sombreron

Otra leyenda cuenta que una chica del pueblo salió una noche para sentarse en su balcón y disfrutar de la luz de la luna llena. Se sorprendió al escuchar el sonido de una guitarra y una voz tranquilizadora cantando una hermosa serenata.

Mirando por encima del balcón, vio a una extraña y oscura figura en cuclillas con un sombrero grande tocando una guitarra plateada mientras le cantaba. Sorprendida por la música y el canto, escuchó, pero su madre la perturbó, ya que escuchó y supo quién estaba ahí fuera y salió y la llamó rápidamente.

Sin embargo, era demasiado tarde para que ella hubiera caído bajo su hechizo y cada noche el extraño hombre del sombrero grande aparecía y le daba una serenata que la mantenía despierta toda la noche.

Una noche subió al balcón y entró en su habitación y comenzó a trenzarle el pelo mientras ella estaba hechizada. La tradición dice que una vez que él termina la primera trenza ella se convertiría en su novia por toda la eternidad, pero eso nunca sucedió en este caso.

Aunque ella estaba bajo su hechizo, a El Sombrerón le gusta seguir moviéndose de una chica a otra y él se aburrió con ella y pasó a otra víctima. Aunque los tiene bajo su hechizo en lugar de casarse con ellos, prefiere tirar piedras y tierra en su comida para que no puedan comer y morir lentamente de hambre y de un corazón roto.

Leyenda de El Sombreron en Guatemala
5 (100%) 25 vote[s]

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *