Leyenda de Maximon

Leyenda de Maximon

Hay diferentes versiones de la historia del Santo Nativo Americano conocido como Ri Laj Mam o Maximon. Una de ellas proviene de la historia de Ri Laj Mam y el Árbol Sagrado Tz’ite. Durante la conquista española, todos los rituales mayas tuvieron que ser disfrazados detrás de la religión católica.

Los ancianos utilizaban las Cofradías para proteger y preservar su cultura, costumbres, espiritualidad y jerarquía. Entre otras imágenes sagradas, las Cofradías adoraban al Árbol Sagrado Tz’ite, que se escondía detrás de telas, bufandas y máscaras típicas, emulando a los santos católicos.

Ofrendas de incienso, velas, tabaco, bebidas de maíz y cacao todos elementos sagrados para la espiritualidad maya fueron dados a esta imagen.

Historia de Maximon

Hace mucho tiempo, poco después de la conquista, vivía un respetable anciano conocido como Ri Laj Mam. Este Sabio poseía un conocimiento y poder superior. Molesto por los abusos que los españoles estaban cometiendo contra su pueblo, Ri Laj Mam decidió animarles a que se levantaran contra sus opresores y pusieran fin a esta situación.

Los españoles, preocupados por la revolución que Ri Laj Mam estaba empezando a provocar, enviaron un gran regimiento para capturarlo y encarcelarlo. Ri Laj Mam, sin embargo, poseía una gran magia y cada vez que era arrestado lograba escapar y continuar su trabajo.

Los españoles no podían creerlo! Incapaces de mantenerlo bajo custodia, los captores trajeron a algunos hechiceros de Tlaxcaltec. Cuando se les pidió a los hechiceros que lo protegieran durante la noche, Ri Laj Mam no pudo escapar.

Al día siguiente lo llevaron al parque, donde fue decapitado y su cabeza fue exhibida para enviar un mensaje y establecer un precedente. Pero el espíritu de Ri Laj Mam apareció en las cuatro esquinas del parque, animando fuertemente a la gente a poner fin a los abusos de los opresores.

Fue en ese momento cuando los Ancianos entendieron que debían hablar con el espíritu de Ri Laj Mam y recordarle la profecía de sus Abuelos. Tuvieron que pedirle a Ri Laj Mam que se detuviera porque sus acciones sólo llevarían a la aniquilación completa de su tradición.

Sabían que por el momento tenían que aceptar la situación y soportar este período de oscuridad. Llegaría el momento en que la luz y la sabiduría retornarían. Ri Laj Mam entendió y pidió a los Ancianos que buscaran un árbol que se llevara su espíritu. Cuando lo encontraron, cortaron el árbol en cuatro pedazos y lo llevaron a los cuatro rincones del país (Guatemala) para que Ri Laj Mam pudiera continuar su misión como protector de su pueblo y de la tradición. El Tz’ite fue el árbol que aceptó el honor tomando la energía de Ri Laj Mam.

Con el paso del tiempo ha surgido la imagen de Maximón o San Simón, procedente de Ri Laj Mam, que sirve de representación occidental.

Ximon
Ximon

Mucho después de Ri Laj Mam, a finales del siglo XIX, Don Francisco Zojbel (también conocido como Ximon) dedicó sus esfuerzos a proteger al pueblo, que sufría abusos de la mano del gobernador.

Don Francisco era hijo de un influyente padre español y de una madre maya. Fue nombrado para servir como juez. En el momento en que asumió este importante cargo, inmediatamente comenzó a corregir las cosas, incluyendo la revocación de los privilegios que se le habían dado a los amigos del gobernador y la reducción de sus excesos.

También devolvió la tierra a los que habían sido despojados de ella y protegió la tradición maya. Todas sus acciones, por supuesto, enfurecieron a la gente rica y poderosa, que trató de asesinar a Don Francisco varias veces, sin éxito. Se corrió la voz de estos hechos y circulaban rumores de que Don Francisco Zojbel era el Ri Laj Mam que había regresado para proteger a su pueblo una vez más.

Después de su muerte, se hicieron efigies de él. Se sabía que durante su vida a Don Francisco le gustaba fumar puros y salir a beber hasta tarde. Esto lo convierte en un santo muy humano, que comprende nuestra naturaleza, nuestras debilidades y nuestras necesidades. Las ofrendas de cigarros y licores se siguen dando a Maximon.

La historia de Don Francisco (Ximon) y Ri Laj Mam estaba vinculada, ya que la gente pensaba que ambos eran el mismo ser. Pronto este santo nativo americano fue conocido como Maximon, una combinación de Mam y Ximon.

Leyenda de Maximon
5 (100%) 25 vote[s]

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *